Síguenos en: www.facebook.com/Urovirtual www.twitter.com/urovirtual www.youtube.com/urovirtual

Dieta y Cáncer - Consejos - urovirtual.net

Antioxidantes y cáncer

Fecha de publicación:
17-08-2009

Autor:
Dr. Gilberto Chéchile. Instituto Médico Tecnológico e Instituto de Enfermedades Prostáticas. Barcelona
Introducción

En los últimos años, la teoría que establece que existe una relación entre el estrés oxidativo y la aparición de enfermedades crónicas como el cáncer, aterosclerosis, enfermedad de Parkinson, Alzheimer o incluso con el envejecimiento ha ganado mucha aceptación. Esta teoría sugiere que el aumento en la producción de especies reactivas del oxígeno (ROS) como son los radicales libres y los peróxidos dañan a todos los componentes de la célula incluyendo el ADN, las proteínas y los lípidos1 . Investigaciones recientes sugieren que los radicales libres dependientes del oxígeno son solo el escalón inicial en los mecanismos fisiopatológicos de las enfermedades crónicas y en los mecanismos del envejecimiento. Se ha observado que el aumento del oxido nítrico (NO) y de la familia de la sintetasa de óxido nítrico (NOS) asociado a un exceso en la producción de O2.- produce la formación de elevados niveles de peroxinitrito (ONOO-)2. Una vez formado el ONOO- puede actuar a través de dos mecanismos diferentes. En primer lugar el OONO- produce efectos tóxicos directos que producen peroxidación de los lípidos, oxidación de las proteínas y daños en el ADN. El segundo mecanismo produce la inducción de varios factores de transcripción, incluyendo el factor nuclear kappa B (NF-kB) y el activador de proteína-1 (AP-1), llevando a la inflamación crónica inducida por citoquinas. Como resultado de este último mecanismo, el estrés nitrooxidativo se transforma en un proceso inflamatorio ya que estas citoquinas extienden el mensaje inflamatorio a través de la circulación por lo que se continúa produciendo daño en las células (por ejemplo disfunción de las células endoteliales)3.

Ni el O2.- ni el NO son particularmente tóxicos per se ya que existen procesos muy eficientes que minimizan su acumulación4. El O2.- es retirado rápidamente por la enzima superoxido dismutasa (SOD), localizándose la isoenzima de esta molécula en la mitocondria, el citoplasma y en el compartimiento extracelular. El NO normalmente es retirado rápidamente por su difusión a través de los tejidos en los eritrocitos donde por reacción con la oxihemoglobina se convierte en nitrato. Este proceso limita la vida media biológica del NO in vivo a menos de un segundo. Sin embargo, cuando tanto el O2.- como el NO son generados muy cerca uno de otro, se combinan espontáneamente para formar ONOO- que inhibe la superoxido dismutasa. Se ha demostrado que el NO per se no produce roturas en las cadenas de ADN in vitro, mientras que la exposición de ADN al ONOO- o al NO mas O2.- genera roturas en las cadena de ADN5. Por otro lado, el ONOO- inactiva varias enzimas que son muy importantes en la reparación del ADN dañado. Por todos estos efectos, ONOO- induce apoptosis si la oxidación es moderada o necrosis celular si el estrés oxidativo es severo6. El desarrollo del cáncer puede ser asociado con el daño oxidativo del ADN, de los lípidos y de las proteínas. El daño oxidativo a las células puede ser causado por numerosos factores incluyendo la luz ultravioleta, carcinógenos, y radicales libres. El daño oxidativo del ADN es uno de los principales mecanismos en la producción de mutación de los genes que modifican su expresión y la regulación celular.

Antioxidantes

Los antioxidantes son moléculas capaces de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas. Actúan inhibiendo las reacciones de oxidación en cadena que producen daño celular retirando radicales libres e inhibiendo otras reacciones de oxidación oxidándose ellos mismos. Un número creciente de personas en Europa y hasta el 70% de los estadounidenses utilizan diariamente suplementos dietéticos, mas comúnmente vitaminas antioxidantes y suplementos minerales7,8. Resultados epidemiológicos han mostrado que las personas que consumen una dieta rica en frutas y vegetales presentan menor riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y neurológicas9 y una menor mortalidad10, que las personas que consumen pocas frutas y verduras. Una de las hipótesis mas comunes sugiere que las vitaminas previenen el daño oxidativo que participa en la fisiopatología de muchas enfermedades crónicas y en el cáncer.

Vitaminas

Las vitaminas mas utilizadas en la prevención del cáncer son la vitamina A y su precursor el ß-caroteno, la vitamina C y la vitamina E. La idea que los procesos fisiopatológicos causados exclusivamente por los radicales libres derivados del oxígeno podrían presumiblemente ser contrarestados por antioxidantes convencionales como las vitaminas o las enzimas antioxidantes intracelulares es digna de investigación. Sin embargo, pese al elevado número de estudios observacionales sobre los efectos beneficiosos de las vitaminas antioxidantes ya sean solas o combinadas en la prevención del cáncer, los resultados han sido contradictorios.

Miller et al 11 realizaron un metanálisis de 19 ensayos clínicos que analizaban un total de 135.967 individuos tratados con altas dosis de vitamina E (= > 400 UI/d) sola o asociada a otras vitaminas y minerales y concluyeron que se elevaba la mortalidad por cualquier causa. Bardia et al12 realizaron una revisión sistemática y un metanálisis de 12 ensayos clínicos con una población total de 104.196 participantes que habían sido tratados con vitaminas (A, E, C) solas o asociadas a otros antioxidantes (selenio, ß caroteno, etc) y observaron que no se reducía la incidencia total ni la mortalidad por cáncer. Solamente el selenio redujo la incidencia total de cáncer pero el efecto se demostró solo en los varones. También se observó reducción de la mortalidad por cáncer en los pacientes tratados con selenio. Dos revisiones similares realizadas por Coulter et al13 y por Huang el al14 no observaron efectividad en la prevención del cáncer en individuos tratados con suplementos de vitamina C o de vitamina E. Recientemente Bjelakovic et al15 identificaron 20 estudios clínicos randomizados con un total de 211.818 participantes que analizaban el ß caroteno (12 estudios), la vitamina A (4 estudios), la vitamina C (8 estudios), la vitamina E (10 estudios) y el selenio (9 estudios). Los autores no encontraron evidencias convincentes de que los suplementos vitamínicos prevenían la aparición de cáncer gastrointestinal. Por el contrario observaron un incremento de la mortalidad global con la utilización de ß caroteno en combinación con vitamina A y vitamina E. En 5 estudios se observó que el selenio parecía mostrar un efecto beneficioso significativo en la aparición de cáncer gastrointestinal. Investigadores del Physicians´ Health Study II que es un estudio randomizado, doble ciego y controlado con placebo iniciado en 1997 y finalizado en 2007 que analizó 14.641 varones médicos en U.S.A. Los individuos recibieron 500 mg de vitamina C cada día y 400 UI de vitamina E días alternos. Tras un seguimiento medio de 8 años, los individuos tratados con vitaminas no mostraron ningún efecto en la incidencia de cáncer de próstata comparados con el placebo. Tampoco se observaron efectos significativos en cáncer colorrectal, cáncer de pulmón o cánceres en otros sitios16. Recientemente se han publicado los resultados del estudio SELECT que analizaba los efectos de vitamina E (400 UI/día) y selenio (200 microg/día) , solos o asociados y comparados con placebo en la prevención del cáncer de próstata o de otros sitios. Participaron 35.533 varones mayores de 50 años con PSA menor de 4 ng/ml y tacto rectal normal. Ni el selenio ni la vitamina E, solos o combinados fueron significativamente superiores a placebo para prevenir el cáncer de próstata en esta población de varones sanos17. En conclusión los suplementos con vitaminas no reducen ni la incidencia ni la mortalidad por cáncer. Los suplementos con ß caroteno podrían incrementar el riesgo a padecer cánceres relacionados con el tabaco así como la mortalidad y no deberían ser utilizados por los fumadores.

Catequinas del té verde

El té, obtenido por la infusión de las hojas de Camellia Sinensis es el segundo líquido mas consumido en el mundo solo superado por el agua. Dependiendo del proceso de elaboración se clasifica en té verde (no fermentado), té negro y rojo (fermentado) y oolong (parcialmente fermentado). La fermentación parcial o total de las hojas del té inactiva la enzima polifenol oxidasa que es la responsable de la conversión de los flavonoides en compuestos polifenólicos que colorean el té negro y le hace perder una parte importante de los polifenoles beneficiosos para la salud. Las catequinas son los principales flavonoides presentes en el té verde y las que se encuentran en mayor proporción son la epigallocatequina-3-gallate (EGCG) (59% aproximadamente de todas las catequinas, epigallocatequina (EGC) (19% aproximadamente), epicatequina-3-gallate (ECG) (14%) y epicatequina (EC) (6% aproximadamente).18 El té verde también contiene ácido gallico, cafeína y teofilina, vitaminas (B, C, E), aceites escenciales, minerales (Cr, Mn, Se, Zn) quercetin, kaempferol y myricetin

Efectos antioxidantes de las catequinas: Uno de los efectos mas estudiados de las catequinas es su papel como antioxidante. Se ha demostrado que EGCG reduce significativamente los niveles plasmáticos de los marcadores biológicos del daño oxidativo del ADN y de las proteínas como por ejemplo el 8-hidroxiguanosino producido por el daño del ADN.19 Las catequinas neutralizan los radicales libres en el organismo retirando las especies reactivas del oxígeno y del nitrógeno antes de que provoquen daño oxidativo a las células. Además bloquean la adhesión a las células de agentes extraños como las bacterias y los carcinógenos. Por otro lado, las catequinas previenen el daño celular oxidativo al inhibir enzimas con actividad de peroxidasa (pro-oxidante) como son la ciclooxigenasa, la xantino oxidasa y la lipooxigenasa.20 Por último, las catequinas promueven enzimas antioxidantes como la superoxido dismutasa y la glutation-S-transferasa. El té verde tiene un contenido en catequinas muy superior al del té negro lo que hace que la capacidad antioxidante del mismo sea muy superior. Las catequinas poseen efectos sobre las células tumorales como son: detención del ciclo celular, anti-inflamación, subregulación de la telomerasa, inducción a la apoptosis, y anti-angiogénesis.21

Té verde en la prevención del cáncer: En www.pubmed.com se pueden encontrar más de 1200 artículos que estudian la relación entre el té verde y el cáncer. Existe una amplia evidencia en estudios in vitro y en modelos animales que muestran que el té verde protege contra la aparición de cáncer.22 La mayoría de los estudios poblacionales que examinan la asociación entre el consumo de té verde y el descenso en la aparición de cáncer se han realizado en países asiáticos dado que en Europa y Estados Unidos el consumo de té verde es muy bajo. En China, varios estudios retrospectivos han mostrado que los individuos que consumían té verde (tres o más tazas por día) presentaban una menor incidencia de cáncer de esófago, estómago, pulmón, páncreas, mama, próstata, ovario y recto23-25. En estudios retrospectivos realizados en Japón, el consumo de té verde se asociaba con menor riesgo de desarrollar cáncer gástrico y colorectal26. En lo que respecta a estudios prospectivos en Japón se ha observado que el consumo de té verde se asociaba con menor riesgo de desarrollar cáncer avanzado de próstata, sin demostrarse relación con el cáncer de próstata localizado27. Otros estudios prospectivos realizados en Japón observaron disminución del riesgo de presentar cualquier tipo de cáncer 28, cáncer de mama29 o de estómago30. Por el contrario, también en Japón otros estudios no detectaron diferencias en la incidencia de cáncer de estómago, mama, próstata y colorrectal31-34.

En metanálisis de estudios epidemiológicos, Sun el al35, incluyeron 13 artículos que examinaban poblaciones en 8 países que consumían te verde o negro. En lo que respecta al té verde, los resultados combinados de 4 estudios indicaron un riesgo reducido de cáncer de mama en las mujeres con un gran consumo de té verde. Los mismos autores observaron resultados similares en un metanálisis de estudios, con una reducción de 18% en el riesgo a desarrollar cáncer colorectal36. Arab y Il¨yasova37, analizaron 30 artículos que examinaban las poblaciones de 12 países y ofrecían información sobre el consumo de té verde y té negro. Estos estudios no aportaron evidencias consistentes para mantener la teoría de que el té verde protege contra la aparición de cáncer.En un estudio prospectivo doble ciego controlado con placebo, Betuzzi et al38 trataron 30 pacientes en los que se había diagnosticado PIN de alto grado (lesión pre-maligna de cáncer de próstata) con cápsulas de 200 mg de catequinas de té verde tres veces por día (600 mg) durante un año. Otros 30 pacientes que también presentaban PIN de alto grado, fueron tratados con placebo. Al cabo de un año, se realizó una biopsia de próstata a todos los casos observándose que solo un paciente en el grupo que había recibido las catequinas presentó cáncer de próstata (incidencia 3%), mientras que en el grupo que recibió placebo se detectó cáncer de próstata en 9 casos (incidencia 30%). A los dos años se realizó una actualización del seguimiento observándose que los porcentajes se mantenían pese a que los pacientes ya no consumían las catequinas39.

Lamentablemente, los diferentes estudios que analizan el efecto del té verde en la prevención del cáncer no tienen en cuenta las diferentes variedades de té verde (Sencha, Matcha, Goikuro, etc), con diferentes concentraciones de catequinas cada una de ellas. Tampoco tienen en cuenta el tiempo de infusión (menos de 2 minutos frente a más de 5 minutos) o la temperatura a la que se consume (caliente frente a frío). En conclusión, el potencial del té verde como agente antitumoral es muy elevado dado su bajo coste, amplia disponibilidad y baja toxicidad. Aunque los datos obtenidos de los estudios in vitro y en modelos animales son prometedores, los estudios en humanos son discordantes.

Licopeno

Es un potente antioxidante de la familia de los carotenoides que se encuentra en elevadas concentraciones en los tomates, -a los que da el color rojo- y en los productos derivados. También se encuentra en pomelos y melones. Las actividades antioxidantes consisten en proteger el ADN, las membranas celulares y las proteínas del daño oxidativo40. Otros posibles mecanismos son: efectos sobre las comunicaciones entre las células, funciones inmunitarias y en la metabolización de sustancias carcinógenas41. Como no es un nutriente esencial no existen recomendaciones sobre la cantidad de consumo diario aunque se sugiere el consumo de 5 medidas a la semana como parte de una dieta sana42.

En los últimos años, dos líneas de evidencia han apoyado el papel del licopeno en la prevención de algunos tumores especialmente el cáncer de próstata. En primer lugar se ha demostrado una importante actividad antioxidante del licopeno40. Dado las relativamente elevadas concentraciones de licopeno en el suero de muchos individuos y el potencial rol del estrés oxidativo en la formación y progresión de los cánceres, se ha hipotetizado una actividad anticáncer del licopeno. En segundo lugar un número elevado de estudios epidemiológicos han sugerido que los individuos con una ingesta elevada de licopeno, obtenido fundamentalmente de productos del tomate procesado (salsa o pasta) presentan un menor riesgo a desarrollar cáncer de próstata43. Se han realizado dos tipos de estudios, unos basados en el consumo de licopeno en la dieta y otros basados en mediciones de licopeno en plasma o suero. Los estudios basados en la dieta han sido o retrospectivos (caso control) en los cuales se comparan las diferencias en la dieta entre individuos con diagnóstico de cáncer frente a la dieta consumida por individuos sin cáncer (controles) o prospectivos (estudios de cohorte) en los cuales se analiza la dieta en individuos inicialmente sin cáncer y que son seguidos valorando la aparición de cáncer. Los estudios se han basado en el consumo de tomate, de sus productos o se ha estimado el consumo de licopeno basándose en el contenido de licopeno contenido en los alimentos. En estudios experimentales se ha observado que el licopeno reduce el crecimiento de células de cáncer de próstata. En otro estudio se demostraron efectos similares cuando se asociaba la vitamina E (alfa-tocoferol) al licopeno44. Recientemente se ha observado que el licopeno disminuye la expresión celular de IGF (relacionado con los mecanismos de inflamación y con la aparición de cáncer) y que podría ser el mecanismo por el que el licopeno produce apoptosis en las células cancerosas (suicidio inducido)45. En un estudio in vivo en ratones implantados con células de cáncer de próstata la asociación de tomate y brócoli fue mas efectiva para reducir el crecimiento tumoral que el consumo de ellos por separado46.

Evidencias clínicas: Se realizaron 3 ensayos clínicos para intentar demostrar el efecto de la salsa de tomate en los niveles séricos de PSA en pacientes con cáncer de próstata programados para cirugía radical a las 3 semanas, observándose que el PSA se reducía entre 17,5% y 20% en los 3 estudios, mientras que se incrementaba en el grupo control47-49. En un estudio meta-análisis se observó que el riesgo relativo de cáncer de próstata fue de 0,89 en los varones que consumían gran cantidad de tomate crudo mientras que el riesgo relativo se reducía a 0,81 en los que consumían productos de tomate cocinado tipo salsa o pasta.

La Food and Drug Administration (FDA) realizó una revisión de los estudios que analizaban la relación entre el consumo de licopeno y el riesgo de cáncer de próstata, pulmón, colorrectal, estomago, mama, ovario, endometrio, cuello uterino y páncreas50. Ochenta y un estudios observacionales fueron excluidos del análisis por las siguientes razones: a- ausencia de información sobre la validación de los cuestionarios sobre la alimentación; b- ausencia de análisis estadístico; c- ausencia de cálculo del riesgo; d- objetivo final no validado, e- re-pubicación o re-análisis. El contenido de licopeno en los alimentos depende del tipo de comida, los procedimientos utilizados para procesarlos o cocinarlos y la duración y la temperatura de almacenaje. La FDA revisó también, 64 estudios observacionales que relacionaban el consumo de tomate o sus productos y el riesgo a desarrollar cáncer50. Un número importante de ellos no fueron considerados ya que se trataba de re-publicaciones o re-análisis de datos ya utilizados o por deficiencias metodológicas que impedían obtener conclusiones científicas. En 10 estudios observacionales se valoraba el consumo de tomate o sus productos y el riesgo a presentar cáncer de próstata. En 5 estudios se observó reducción del riesgo a presentar cáncer de próstata en los varones que consumían tomate crudo y/o cocinado51-55. Giovannucci et al51, siguieron 47.365 varones durante 12 años (Health Proffessionals Follow-UP Study) realizando 3 cuestionarios sobre alimentación al inicio del estudio y luego cada 4 años. El consumo de una o mas raciones de salsa de tomate por semana se asociaba con un descenso significativo en la incidencia de cáncer de próstata. Mills et al52, siguieron 14.000 varones durante 6 años observando que el consumo de tomate 1-4 veces por semana o mas de 5 veces por semana se asociaba a un descenso significativo en la incidencia de cáncer de próstata. Bosetti et al53 en Grecia observaron que el consumo de tomate cocinado pero no el consumo de tomate crudo se asociaba inversamente con el riesgo a presentar cáncer de próstata. Jian et al54, realizaron un estudio caso control en China observando que el consumo de tomate se asociaba con un riesgo reducido a presentar cáncer de próstata. Jain et al55, en un estudio realizado en Canadá, observaron que el consumo de 100 grs. de tomate por día reducía la aparición de cáncer de próstata. Por el contrario, en 5 estudios observacionales no se observó correlación entre el consumo de tomate o sus productos y el riesgo a padecer cáncer de próstata56-60.

La FDA concluyó que en el cáncer de próstata existen algunas evidencias que señalan que el consumo de tomate o sus productos reducen la aparición de cáncer de próstata. Por otro lado, la FDA no observó relación entre el consumo de tomate y sus productos y la aparición de cáncer de pulmón, mama, colorrectal, gástrico, ovario, endometrio y cuello uterino. Otro estudio ha mostrado que el consumo de carotenoides reduce la incidencia de cáncer de riñón61.

En lo que respecta a la hiperplasia benigna de próstata (HBP) un estudio prospectivo, randomizado, doble ciego y controlado con placebo, realizado en Alemania mostró que el consumo de 15 mg de licopeno por día durante 6 meses producía disminución del PSA y detenía la progresión de la HBP62.

Actualmente se están realizando dos estudios patrocinados por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos que analizan los efectos del suplemento de licopeno en la próstata. Uno de los estudios examina si el licopeno cambia los patrones de expresión de genes en las biopsias de próstata y el otro examina si el licopeno afecta la proliferación celular, los niveles de hormonas masculinas en sangre y la evolución de varones con PIN de alto grado (lesión premaligna del cáncer de próstata).

Resveratrol

El resveratrol es un flavanoide polifenólico que se encuentra en las semillas y en la piel de las uvas, en el vino tinto, en las moras y en los cacahuetes. Es producido por las plantas en respuesta a la agresión por factores climáticos, patógenos como por ejemplo bacterias u hongos, luz solar, metales pesados. Desde hace 12 años que se conoce que el resveratrol interfiere en las tres fases de la carcinogénesis (iniciación, promoción y progresión)63.

Los mecanismos de acción incluyen:
1- antioxidante;
2- anti-angiogénesis;
3- antiproliferativo;
4- inducción de apoptosis;
5- inhibición del factor de transcripción NF-k;
6- aceleración de la reparación del ADN;
7- inhibición de la enzima citocromo p450 que participa en el metabolismo de diversos agentes considerados pro-carcinógenos;
8- activación del gen supresor p53;
9- inhibición de las enzimas COX 1, COX 2 y lipooxigenasa que son de gran importancia en los procesos de inflamación que favorecen el desarrollo del cáncer;
10- inhibición de las ciclinas D1 y D2 y del antígeno de proliferación nuclear PCNA64-66.

El efecto antioxidante del resveratrol se ejerce a través de la inducción de genes que codifican proteínas detoxificantes como la superóxido dismutasa, la catalasa y la glutatión peroxidasa67. El resveratrol es absorbido y metabolizado rápidamente tras la ingestión oral por los humanos y los metabolitos son detectados en la orina unas 9 horas después68. Otros efectos del resveratrol son la prevención de los efectos adversos producidos por una dieta hipercalórica y rica en grasa como la diabetes, prevención de enfermedades cardiovasculares y prevención de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y la esclerosis lateral amiotrófica69. Aunque por el momento no se han publicado resultados de estudios clínicos en humanos sobre la utilidad del resveratrol en la prevención del cáncer, existen muchos estudios en animales de experimentación. Actualmente existen varios estudios que están reclutando pacientes con diferentes tipos de cáncer (colon, linfoma, melanoma, mieloma) para analizar la utilidad del resveratrol en su tratamiento70. Existen evidencias de que el resveratrol, que es considerado como un fitoestrógeno, previene el desarrollo de tumores de mama en modelos animales tratados con carcinógenos, aunque no tiene efecto en el crecimiento de los tumores existentes71. En ratas pre-púberes, el resveratrol induciría la carcinogénesis mamaria y la aparición de tumores72.

Estudios preclínicos con resveratrol como agente antitumoral: El resveratrol utilizado de forma tópica en ratones ha inhibido la formación de tumores inducidos por los rayos ultravioletas73. Sin embargo, el resveratrol no es un agente quimioterápico efectivo para inhibir el crecimiento del melanoma en animales73. En lo que respecta al tumor de mama, el resveratrol inhibe la proliferación de líneas celulares de carcinoma mamario con receptores de estrógenos negativos al inhibir los niveles de transforming growth factor-alpha (TGF-a), del receptor del insulina-like growth factor I (IGF-1)74. También se ha demostrado que el resveratrol inhibe la migración y la invasión de las células de cáncer de mama humanas al inhibir el IGF-1 y la Metaloproteinasa-2 (MMP-2)75. La utilización de varios polifenoles asociados (resveratrol, quercetin y cataquinas) también inhibe el crecimiento tumoral y las metástasis del tumor de mama a hueso e hígado76. El resveratrol ha mostrado su efectividad para inhibir la replicación de Helicobacter pylori por lo que se ha valorado su aplicación en el tratamiento del cáncer gástrico73. En cáncer de pulmón los resultados de resveratrol son discordantes ya que en ratones implantados con cáncer de pulmón altamente metastásico, el resveratrol en dosis de 2,5 y 10 mg/kg redujo el volumen tumoral un 42% y el potencial metastático un 56%, mientras que en otros estudios los resultados han sido negativos73. En cáncer de páncreas los resultados también han sido contradictorios. En estudios in vivo con células de leucemia los resultados han sido escasos aunque in vitro los resultados han mostrado actividad anti-proliferativa muy intensa77. En el cáncer de próstata, en estudios in vitro el resveratrol ha sido útil en inducir apoptosis a células hormono insensibles (PC-3 y DU145)78 e inhibir el crecimiento celular en células andrógeno sensibles (LNCaP)79. En un estudio realizado en ratones transgénicos, el resveratrol (65 mg/Kg) redujo significativamente la incidencia de adenocarcinoma de próstata mal diferenciado, disminuyó la proliferación celular y retrasó la progresión del tumor80.

En conclusión, el resveratrol ha mostrado su efectividad en varios modelos animales de cáncer humano por su capacidad para interactuar con varias dianas moleculares y su baja toxicidad al menos en las dosis testadas hasta el momento. Los estudios clínicos en humanos que se están llevando a cabo en estos momentos serán muy importantes para dilucidar su posible aplicación en el tratamiento o en la prevención del cáncer.

Frutos rojos

Los frutos rojos (frambuesas, arándanos, fresas, moras) contienen productos fitoquímicos con propiedades biológicas como antioxidantes, anti-cáncer, anti-neurodegenerativas y anti-inflamatorias. Contienen variadas concentraciones de fenoles (antocianinas, flavonoles, proantocianidinas, ácido elágico, etc) que se ha demostrado que actúan en varias etapas del proceso de la carcinogénesis81. Una de las principales ventajas de los frutos rojos es su aparente falta de toxicidad en animales y en humanos, en comparación con la toxicidad de retinoides o antiinflamatorios no esteroideos. Una de las desventajas en la prevención del cáncer es la necesidad de obtener formulaciones estandarizadas que produzcan efectos quimiopreventivos reproducibles ya que el contenido de ácido elágico y antocianinas varía significativamente entre los diferentes frutos e incluso entre los diferentes productores82. En ratas, el consumo de dietas con 5-10% de polvo de frambuesas inhibió tumores inducidos por carcinógenos83. La mayor inhibición se consiguió cuando los frutos rojos se consumían antes, durante y después del tratamiento con los carcinógenos, lo que sugiere que el consumo de los frutos rojos a lo largo de la vida, maximizaría la efectividad como quimiopreventivos en humanos. Las dietas suplementadas con fresas o moras fueron igual de efectivas que las dietas con frambuesas, mientras que el polvo de arándanos azules no fue efectivo82. En un ensayo clínico en fase I se analizó la seguridad y tolerancia de polvo de frambuesas (45 mg por día durante 7 días y se determinó el nivel de antociacinas y ácido elágico en 11 voluntarios sanos, observándose que las máximas concentraciones en el plasma se lograron entre una y dos horas después de su consumo y se detectaba en la orina entre media y cuatro horas después84. En otro estudio donde los individuos recibieron polvo de frambuesas durante 6 meses, solo experimentaron ocasionalmente ligeros síntomas de diarrea, estreñimiento o dolor epigástrico85. Recientemente se ha observado que los frutos rojos pueden ser efectivos en la prevención del cáncer de colon a dosis de 20 mg tres veces por día durante 2 a 4 semanas82. Actualmente se está llevando a cabo un ensayo clínico en el que se valora la utilidad de los frutos rojos en pacientes con cáncer de próstata86. Otro de los frutos rojos que presentan elevadas concentraciones de antioxidantes con actividad antitumoral son los arándanos. En un estudio realizado con células de cáncer de mama se observó que el jugo de arándanos inhibía la proliferación de dichas células87. En un estudio realizado con extractos fenólicos (antocianinas, flavonoles, proantocianidinas, ácido elágico obtenidos del polvo de arándanos se inhibían varias líneas celulares de cáncer humano88. Las sub-fracciones de antocianinas y proantocianidinas fueron menos efectivas que las fracciones fenólicas totales en las líneas celulares de cáncer de colon, mientras que en las líneas de cáncer de próstata la inhibición producida por las sub-fracciones fue muy intensa.

Antocianinas: Los arándanos son las frutas que presentan mayores concentraciones de antocianinas y que varía según los diferentes productores entre 25 y 65 mg. cada 100 grs. de fruta. Debido a su eficacia antioxidante superior, se espera que las antocianinas de los arándanos inhiban los procesos oxidativos relacionados con la tumorogénesis como se ha observado en líneas celulares de cáncer de próstata88. Las antocianinas han mostrado propiedades anti-angiogénicas al inhibir el factor de crecimiento endotelial inducido por el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-a) y por el peroxido de hidrógeno. También se ha observado que las antocianinas inhiben la sobre-expresión de las ciclooxigenasas 1 y 2 (COX1 y COX2) que potencian los procesos inflamatorios relacionados estrechamente con el cáncer82.

Proantocianidinas: Han mostrado su efectividad para inhibir células de cáncer de colon y de pulmón88. Las proantocianidinas obtenidas de otras fuentes como por ejemplo de las semillas de la uva han sido mas extensamente estudiadas que las proantocianidinas de los frutos rojos y se ha demostrado que inhibían el crecimiento de células de cáncer de mama tanto in vitro como in vivo. Igualmente inhibían de forma significativa las metástasis a pulmón89,90. Las proantocianidinas de los arándanos inhibieron mas intensamente el crecimiento de células de cáncer de próstata hormono sensible (LNCaP) que el de células hormono resistentes (DU 145)91.

Acido ursólico: Se encuentra en la piel de los arándanos a concentraciones entre 60 y 110 mg cada 100 gramos de fruta y los jugos de arándanos comerciales no lo contienen92. También se encuentra en la piel de las manzanas. En estudios in vitro se ha observado que el ácido ursólico inhibe el crecimiento de células de cáncer de colon, leucemia, melanoma y cáncer de mama92-94. Se considera que el efecto inhibitorio sobre las células tumorales sería a través de inducción de apoptosis. El ácido ursólico ha inhibido la invasión y las metástasis al disminuir la expresión de metaloproteinasas92.

Quercetina: Los arándanos son una fuente muy importante de quercetina encontrándose en concentraciones que oscilan entre 20-30 mg cada 100 grs de fruta92. También se ha mostrado que el quercetin presenta efectos antitumorales en varias líneas celulares de cánceres humanos92. Los mecanismos a través de los cuales ejerce su acción antitumoral son: inducción de apoptosis e inhibición de las metaloproteinasas (relacionadas con la invasión tumoral y las metástasis).

En conclusión, los frutos rojos contienen una mezcla de productos que aparentemente afectan los niveles de expresión de una amplia gama de genes relacionados con el cáncer previniendo de esta forma la conversión de células premalignas en malignas con dosis que pueden causar mínima o ninguna toxicidad en los humanos.

Zumo de granada

La granada se utiliza desde hace miles de años en la medicina persa pero ha sido en los últimos años en los que se ha comenzado a estudiar sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antitumorales, antihipertensivas, antidiabéticas, anti-arteriosclerosis y antimicrobianas95. En el jugo de granada se pueden aislar los siguientes constituyentes: antocianinas, ácido elágico, quercetina, catequinas, EGCG, ácido gállico, ácido ascórbico, glucosa, aminoácidos y numerosos minerales, particularmente hierro. Las propiedades terapéuticas del ácido elágico, antocianinas, quercetina y catequinas ya han sido demostradas previamente. En estudios farmacocinéticas se ha observado que el consumo de 180-250 ml de zumo de granada elevaba los niveles plasmáticos de ácido elágico una hora después de su consumo con desaparición a las 4 horas95. La capacidad antioxidante del zumo de granada y del extracto de semilla, es 2-3 veces superior que la demostrada por el té verde y por el vino tinto96. En estudios in vitro varios extractos de la granada (zumo, piel, semillas) han mostrado su efectividad para inhibir el crecimiento e invasividad del cáncer de próstata a través de detención del ciclo celular, inducción de apoptosis97,98. Similares resultados se han observado en células de los siguientes tumores: mama, colon, pulmón y leucemia95. En un ensayo clínico en fase II con 48 pacientes con cáncer de próstata que habían fracasado al tratamiento inicial (cirugía o radioterapia) y que presentaban elevación del PSA (>0,2 y < 5 ng/mL) y Gleason = 7 fueron tratados con 250 ml de zumo de granada cada día hasta la progresión de la enfermedad99. El tratamiento fue bien tolerado por todos los pacientes. El tiempo de duplicación del PSA (utilizado para valorar la progresión del tumor) pasó de 15 meses antes del tratamiento a 54 meses con el tratamiento lo que indica un gran enlentecimiento en el crecimiento del tumor. Además, cuando en el laboratorio se ponía en contacto el suero de los pacientes con células de cáncer de próstata, se observaba disminución en la proliferación celular y aumento de la apoptosis. En el momento actual se están realizando 8 ensayos clínicos sobre la utilidad del zumo de granada en pacientes con cáncer. En 7 de los estudios se analizan pacientes con cáncer de próstata mientras que en el estudio restante se analizan pacientes con linfoma100.

Las limitaciones editoriales nos impiden desarrollar otras sustancias con potente actividad antioxidante como son la melatonina, la cúrcuma y la coenzima Q10.

Conclusiones

El campo de los antioxidantes está en continuo crecimiento desde que hace unos 20 años algunos científicos desarrollaron la hipótesis de que la dieta podría tener una influencia sustancial en la aparición de muchas patologías, entre ellas el cáncer. En la última década se han realizado importantes esfuerzos para analizar los efectos de la dieta y de antioxidantes sintéticos en el desarrollo y prevención del cáncer. Actualmente una parte importante de la población en los países occidentales utiliza antioxidantes para intentar preservar un estado saludable. Aunque no hay dudas de que el mantenimiento de un correcto balance entre la capacidad antioxidante endógena y exógena es esencial para la vida, el poder curativo de los antioxidantes ha sido frecuentemente sobreestimado. Por ejemplo, las vitaminas en dosis elevadas o bajo determinadas situaciones producen efectos pro-oxidantes. Otro elemento que se debe considerar es que no se pueden extrapolar los resultados obtenidos en estudios de laboratorio a la utilización en humanos, ya que para ello se deben realizar estudios clínicos bien diseñados, prospectivos y randomizados. Finalmente, aunque el correcto uso de los antioxidantes puede ser útil para prevenir las enfermedades producidas por los radicales libres, la reparación de los daños celulares estructurales ya existentes puede estar por encima de las posibilidades de estas sustancias por lo que pueden no ser útiles en aplicaciones clínicas terapéuticas.

Bibliografía

1. DE Grey AD. Free radicals in aging: causal complexity and its biomedical implications. Free Radic. Res. 2006; 40: 1244-9.

2. Pacher P, Beckman JS, Liaudet L. Nitric Oxide and peroxynitrite in health and disease. Physiol. Rev. 2007; 87: 315-424.

3. Dedon PC, Tannenbaum SR. Reactive nitrogen species in the chemical biology of inflamation. Arch. Biochem. Biophys. 2004: 423: 12-22.

4. Beckman JS, Koppenol WH. Nitric oxide, superoxide and peroxynitrite: the good, the bad and ugly. Am.J. Physiol. 1996: 271: C1424-37.

5. Yermilov V, Yoshie Y, Rubio J, Ohshima H. Effects of carbon dioxide/bicarbonate on induction of DNA single-strand breaks and formation of 8-nitroguanine, 8-oxoguanine and base-propenal mediated by peroxynitrite. FEBS Lett. 1996: 399: 67-70.

6. Szabo C. Multiple pathways of peroxynitrite cytotoxicity. Toxicol. Lett. 2003: 140: 105-12.

7. Eisenberg DM. Trends in alternative medicine use in the United States, 1990-1997: results of a follow-up national survey. JAMA 1998: 280: 1569-75.

8. Woo JJ. Adverse event monitoring and multivitamin-multimineral dietary supplements. Am. J. Clin. Nut. 2007; 85: 323S-4S.

9. Riboli E, Norat T. Epidemiologic evidence of the protective effect of fruit and vegetables on cancer risk. Am. J. Clin. Nutr. 2003; 78(suppl): 559S-69S.

10. Agudo A, Cabrera L, Amiano P, et al. Fruit and vegetable intakes, dietary antioxidant nutrients, and total mortality in Spanish adults: findings from the Spanish cohort of the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC-Spain). Am. J. Clin. Nutr. 2007; 85: 1634-42.

11. Miller III ER, Pastor-Barriuso R, Dalal D, et al. Meta-analysis: high-dosage vitamina E supplementation may increase all-cause mortality. Ann. Intern Med. 2005; 142: 37-46.

12. Bardia A, Tleyjeh IM, Cerhan JR, et al. Efficacy of antioxidants supplementation in reducing primary cancer incidence and mortality: systematic review and meta-analysis. Mayo Clin. Proc 2008; 83: 23-34.

13. Coulter ID, Hardy ML, Morton SC; et al. Antioxidants vitamin C and vitamin E for the prevention and treatment of cancer. J Gen. Intern Med. 2006; 21: 735-744.

14. Huang HY, Caballero B, Chang S, et al. The efficacy and safety of multivitamin and mineral supplement use to prevent cancer and chronic disease in adults: a systematic review for a National Institutes of Health state-of-the-science conference. Ann. Intern Med. 2006; 145: 372-85.

15. Bjelakovic G, Nikolova D, Simonetti RG, Gloud C. Systematic review: primary and secondary prevention of gastrointestinal cancers with antioxidants supplements. Aliment. Pharmacol. Ther. 2008; 28: 689-703.

16. Gaziano JM, Glynn RJ, Christen WG, et al. Vitamins E and C in the prevention of prostate and total cancer in men: the Physicians´ Health Study II randomized controlles trial. JAMA 2009; 301: 52-62.

17. Lipman SM, Klein EA, Goodman PJ et al. Effect of selenium and vitamina E on risk of prostate cancer and other cancers: the Selenium and Vitamin E Cancer Prevention trial (SELECT). JAMA 2009; 301: 39-51.

18. Cabrera C, Artacho R, Gimenez R. Beneficial effects of green tea- A Review. J Am Coll Nutr 2006; 25: 79-99.

19. Rietveld A, Wiseman S. Antioxidant effects of tea: evidence from human clinical trials. J Nutr 2003; 133: 3285S-3292S.

20. Frei B, Hidgon JV. Antioxidant activity of tea polyphenols in vivo: evidence from animal studies. J Nutr 2003; 133: 3275S-3284S.

21. Carlson JR, Bauer BA, Vincent A, et al. Reading the tea leaves: anticarcinogenic properties of (-)-Epigallocatechin-3-gallate. Mayo Clin Proc 2007; 82: 725-32.

22. Chung FL, Schwartz J, Herzog CR, Yang YM. Tea and cancer prevention: studies in animals and humans. J Nutr 2003; 133: 3268-74.

23. Ji BT, Chow WH, Hsing AW, et al. Green tea consumption and the risk of pancreatic and colorrectal cancers. Int J Cancer 1997; 70: 255-8.

24. Zhang XH, Holman CD, Huang JP, Xie X. Green tea and the prevention of breast cancer: a case-control study in southeast China. Carcinogenesis 2007; 28: 1074-78.

25. Jian L, Xie LP, Lee AH, Binns CW. Protective effect of green tea against prostate cancer: a case-control study in southeast China. Int J Cancer 2004; 108: 130-5.

26. Inoue M, Tajima K, Hirose K, et al. Tea and coffee consumption and the risk of digestive tract cancers: data from a comparative case-referent study in Japan. Cancer Causes Control 1998; 9: 209-16.

27. Kurahashi N, Sasazuki S, Iawasaki M, et al. Green tea consumption and prostate cancer risk in japanese men: A prospective study. Am J Epidemiol 2008; 167: 71-77.

28. Nakachi K; Matsuyama S, Miyake S, et al. Preventive effects of drinking green tea on cancer and cardiovascular disease: epidemiological evidence for multiple targeting prevention. Biofactors 2000; 13: 49-54.

29. Inoue M, Tajima K, Mizutani M, et al. Regular consumption of green tea and the risk of breast cancer recurrence: follow-up study from the Hospital-based Epidemiologic Research Program at Aichi Cancer Center (HERPACC), Japan. Cancer Lett 2001; 167: 175-182.

30. Sasazuki S, Inoue M, Hanaoka T, et al. Green tea consumption and subsequent risk of gastric cancer by subsite: the JPHC Study. Cancer Causes Control 2004; 15: 483-491.

31. Tsubono Y, Nishino Y, Komatsu S, et al. Green tea and the risk of of gastric cancer in Japan. N Engl J Med 2001; 344: 632-6.

32. Susuki Y, Tsubono Y, Nakaya N, el at. Green tea and the risk of breast cancer: pooloed analisis of two prospective Studies in Japan. Br J Cancer 2004; 90: 1361-63.

33. Susuki Y, Tsubono Y, Nakaya N, el at. Green tea and the risk of colorrectal cancer: pooled analisis of two prospective studies in Japan. J Epidemiol 2005; 15: 118-24.

34. Kikuchi N, Ohmori K, Shimazu T, et al. No association between green tea and prostate cancer risk in Japanese men: the Ohsaki Cohort Study. Br J Cancer 2006; 95: 371-3.

35. Sun CL, Yuan JM, Koh WP, Yu MC. Green tea, Black tea and breast cancer risk: a meta-analysis of epidemiological studies. Carcinogenesis 2006; 27: 1310-15.

36. Sun CL, Yuan JM, Koh WP, Yu MC. Green tea, Black tea and colorrectal cancer risk: a meta-analysis of epidemiological studies. Carcinogenesis 2006; 27: 1301-9.

37. Arab L, Il¨yasova D. The epidemiology of tea consumption and colorrectal cancer incidence. J Nutr 133: 3310-18.

38. Bettuzzi S, Brausi M, Rizzi F, et al. Chemoprevention of human prostate cancer by oral administration of green tea catechins in volunteers with high-grade prostate intraepithelial neoplasia: a preliminary report from a one –year proof-of-principle study. Cancer Res 2006; 66: 1234-40.

39. Brausi M, Bettuzzi S, Rizzi F, Chemoprevention of human prostate cancer by green tea catechins: two years later. A follow-up update. Eur Urol 2008; 54: 272-3.

40. Sies H, Stahl W. Vitamins E and C, beta-carotene, and other carotenoids as antioxidants. Am J Clin Nutr 1995; 62 (suppl): 1315S-21S.

41. Handelman GJ. The evolving role of carotenoids in human biochemistry. Nutrition 2001; 17: 818-22.

42. Miller EC. Giovannucci E, Erdman JW, et al. Tomato products, lycopene, and prostate cancer risk. Urol Clin North Am. 2002; 29:83-93.

43. Giovannucci, E. Tomatoes, tomato-based products, lycopene, and cancer: review of the epidemiologic literature. J Natl Cancer Inst 1999; 91: 317-31.

44. Limpens J, Schröder FH, de Ridder CMA, et al. Combined Lycopene and vitamin E treatment suppresses the growth of PC-346C human prostate cancer cells in nude mice. J Nutr 2006; 136: 1287-93.

45. Liu X, Allen JD, Arnold JT, Blackman MR. Lycopene inhibits IGF-I signal transduction and growth in normal prostate epithelial cells by decreasing DHT-modulated IGF-I production in co-cultured reactive stromal cells. Carcinogenesis. 2008; 29:816-23.

46. Canene-Adams K, Lindshield BL, Wang S, et al. Combination of tomato and broccoli enhance antitumor activity in Dunning R3327-H prostate adenocarcinoma. Cancer Res 2007; 67: 836-43.

47. Bowen P, Chen L, Stacewicz-Sapuntzakis M, et al. Tomato sauce supplementation and prostate cancer: lycopene accumulation and modulation of biomarkers of carcinogenesis. Exp Biol Med 2002; 227: 886-93

48. Kucuk O, Sarkar FH, Sakr W, et al. Phase II randomized clinical trial of lycopene supplementation before radical prostatectomy. Cancer Epidemiol Bomarkers Prev 2001; 10: 861-8.

49. Chen L, Stacewicz-Sapuntzakis M, Duncan C, et al. Oxidative DNA damage in prostate cancer patients consuming tomato sauce-based entrees as a whole-food intervention. J Natl Cancer Inst. 2001; 93: 1872-9.

50. Kavanaugh J, Trumbo PR, Ellwood KC. The U.S. Food and Drug Administration´s evidence based review for qualified health claims: Tomatoes, lycopene and cancer. J Natl Cancer Inst 2007; 99: 1074-85.

51. Giovannucci E, Rimm EB, Liu Y et al. A prospective study of tomato products, lycopene and prostate cancer risk. J Natl Cancer Inst 2002; 94: 391-8.

52. Mills PK, Beeson L, Phillips RL, Fraser GE. Cohort study of diet, lifestyle, and prostate cancer in Adventist men. Cancer 1989; 64: 598-604.

53. Bosetti C, Tzonou A, Lagiou P, et al. Fraction of prostate cancer incidence attributed to diet in Athens, Greece. Eur J Cancer Prev 2000; 9: 119-23.

54. Jian L, Du C, Lee AH, Binns CW. Do dietary lycopene and other carorenoids protect against prostate cancer? Int J Cancer 2005; 113: 1010-4.

55. Jain MG, Hislop GT, Howe GR, et al. Plant foods, antioxidants, and prostate cancer risk: findings from case-control studies in Canada. Nutr Cancer 1999; 34: 173-84.

56. Hayes RB, Ziegler RG, Gridley G, et al. Dietary factors and risks for prostate cancer among blacks and whites in the United States. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 1999; 8: 25-34.

57. Key TJ, Silcocks PB, Davey GK, et al. A case-control study of diet and prostate cancer. Br J Cancer 1997; 76: 678-87.

58. Villeneuve PJ, Johnson KC, Keiger N, Mao Y. Risk factors for prostate cancer: results from the Canadian national enhanced cancer surveillance system. Cancer Causes Control 1999; 10: 355-67.

59. Kolonel LN, Hankin JH, Whittemore AS, et al. Vegetables, fruits, legumes and prostate cancer: a multiethnic case-control study. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2000; 9: 794-804.

60. Le Marchand L, Hankin JH, Kolonel LN, Wilkens LR. Vegetable and fruit consumption in relation to prostate cancer risk in Hawaii: a re-evaluation of the effects of dietary beta-carotene. Am J Epidemiol 1991; 133: 215-9.

61. Lee JE, Mánnistö S, Spiegelman D, et al. Intakes of fruit, vegetables and carotenoids and renal cell cancer risk: a pooled analysis of 13 prospective studies. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2009; 18: 1730-9.

62. Schwarz S, Obermüller-Jevic UC, Hellmis E, et al. Lycopene inhibits disease progression in patients with benign prostate hyperplasia. J Nutr 2008; 138: 49-53.

63. Jang M, Cai L, Udeani GO, et al. Cancer chemopreventive activity of resveratrol, a natural product derived from grapes. Science 1997; 275: 218-20.

64. Gescher AJ, Steward WP. Relationship between mechanisms, bioavailability, and preclinical chemopreventive efficacy of resveratrol: a cunundrum. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2003; 12: 953-7.

65. Fremont L, Belguendouz L, Delpal S. Antioxidant activity of resveratrol and alcohol-free wine polyphenols related to LDL oxidation and polyunsaturated fatty acids. Life Sci 1999; 64: 2511-21.

66. Pervaiz S, Chemotherapeutic potential of the chemopreventive phytoalexin resveratrol. Drug Resist Update 2004; 7: 333-44.

67. Bauer JA, Sinclair DA. Therapeutic potential of resveratrol: the in vivo incidence. Nat Rev Drug Discov 2006; 5: 493-506.

68. Boocock DJ, Faust GES, Patel KR, et al. Phase I dose escalation pharmacokinetic study in healthy volunteers of resveratrol, a potential cancer chemopreventive agent. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2007; 16: 1246-52.

69. Markus MA, Morris BJ. Resveratrol in prevention and treatment of common clinical conditions of aging. Clinical Interventions in aging 2008; 3: 331-339.

70. Resveratrol and cancer. En: www.clinicaltrial.gov . Revisado el 30 de Junio de 2009.

71. Whisett T, Carpenter M, Lamartiniere C. Resveratrol, but not EGCG, in the diet supresses DMBA-induced mammary cancer in rats. J Carcinog 2006; 5:15.

72. Sato M, Pei RJ, Yuri T, et al. Prepuberal resveratrol exposure accelerates N-metyl-N-nitrosourea-induced mammary carcinoma in female Sprangue-Dawley rats. Cancer Letters 2003; 202: 137-45.

73. Athar M, Back JH, Tang X, et al. Resveratrol: a review of pre-clinical studies for human cancer prevention. Toxicol Appl Pharmacol 2007; 224: 274-83.

74. Serrero G, Lu R. Effect of resveratrol on the expresion of autocrine growth modulators in human breast cancer cells. 2001; 3: 969-979.

75. Tang FY, Su YC, Chen NC, et al. Resveratrol inhibits migration and invasion of human breast-cancer cells. Mol Nutr Food Res 2008; 52: 683-91.

76. Castillo-Pichardo, Martínez-Montemayor MM, Martínez JE, et al. Inhibition of mammary tumor growth and metastases to bone and liver by dietary grape polyphenols. Clin Exp Metastasis 2009; Mar 18.

77. Gao X, Xu YX, Divine G, et al. Disparate in vitro and in vivo antileukemic effects of resveratrol, a natural polyphenolic compound found in grapes. J Nutr 2002; 132: 2076-81.

78. Gill C, Walsh SE, Morrissey C, Fitzpatrick JM, Watson RW. Resveratrol sensitizes androgen independent prostate cancer cells to death-receptor mediated apoptosis through multiple mechanisms. Prostate 2007; 67: 1641-53.

79. Wang TT, Hudson TS, Wang TC, et al. Differential effects of resveratrol on androgen-responsive LNCaP human prostate cancer cells in vitro and in vivo. Carcinogenesis 2008; 29: 2001-10.

80. Harper CE, Patel BB, Wang J, et al. Resveratrol suppresses prostate cancer progression in transgenic mice. Carcinogenesis 2007; 28: 1946-53.

81. Stoner GD, Wang LS, Castro BC, et al. Laboratory and clinical studies of cancer chemoprevention by antioxidants in berries. Carcinogenesis 2008; 29: 1665-74.

82. Stoner GD. Foodstuffs for preventing cancer: the preclinical and clinical development of berries. Cancer Prev Res 2009; 2: 187-94.

83. Aiyer HS, Srinvasan C, Gupta RC. Dietary berries and ellagic acid diminish estrogen-mediated mammary tumorogenesis in ACI rats. Nutr Cancer 2008; 60: 227-34.

84. Stoner GD, Sardo C, Apseloff G, et al. Pharmacokinetics of anthocyanins and ellagic acid in healthy volunteeres fed freeze-dried black raspberries daily for 7 days. J Clin Pharmacol 2005; 45: 1153-64.

85. Kresty LA, Frankel WL, Hammond CD, et al. Transitioning from preclinical to clinical chemopreventive assessments of lyophilized black raspberries: interim results show berries modulate markers of oxidative stress in Barrett´s esophagus patients. Nutr Cancer 2006; 54: 148-56.

86. Berries and cancer. En: www.clinicaltrials.gov. Revisado el 4 de Julio de 2009.

87. Ferguson P, Kurowska E, Freeman DJ, et al. A flavonoid fraction from cranberry extract inhibits proliferation of human tumor cell lines. J Nutr 2004; 134: 1529-35.

88. Seeram NP, Adams LS, Hardy ML, Heber D. Total cranberry extract vs its phytochemical constituents: antiproliferative and synergistic effects against human tumor cell lines. J Agric Food Chem 2004; 52: 2512-7.

89. Agarwal, C, Sharma Y, Zhao J, Agarwal R. A polyphenolic fraction from grape seeds causes irreversible growth inhibition of breast carcinoma MDA-MB468 cells by inhibiting mitogen-activated protein kinases and inducing G1 arrest and differentiation. Clin Cancer Res 2000; 6: 2921-30.

90. Mantena SK, Baliga MS, Katiyar SK. Grape seed proanthocyanidins induce apoptosis and inhibit metastasis of highly metastatic breast carcinoma cells. Carcinogenesis 2006; 27: 682-91.

91. Schmidt BM, Erdman JW, Lila MA. Differential affects of blueberry proanthocyanidins on androgen sensitive and insensitive human prostate cancer cells lines. Cancer Lett 2006; 231: 240-6.

92. Neto CC. Cranberry and its phytochemicals: a review of in vitro anticancer studies. J Nutr 2007; 137: 186S-193S.

93. Es-saady D, Simon A, Jayat-Vignoles C, e al. Inhibitory effect of ursolic acid on B16 proliferation through cell cycle arrest. Cancer Lett 1996; 106: 193-7.

94. Baek JH, Lue YS, Kang CM, et al. Intracellular Ca2+ release mediated ursolic acid-induced apoptosis in human leukemic HL-60 cells. Int J Cancer 1997; 73: 725-8.

95. Jurenka J. Therapeutic applications of pomegranate (Punica granatum L.) a review. Altern Med Rev 2008; 13: 128-44.

96. Gil MI, Tomás-Barberan FA, Hess-Pierce B, et al. Antioxidant activity of pomegranate juice and its relationship with phenolic composition and processing. J Agric Food Chem 2000; 48: 4581-89.

97. Albrecht M, Jiang W, Kumi-Dika J, et al. Pomegranate extracts potently suppress proliferation, xenograft growth, and invasion of human prostate cancer cells. J Med Food 2004; 7: 274-83.

98. Malik, A, Mukhtar H. Prostate cancer prevention through pomegranate fruit. Cell Cycle 2006; 5: 371-3.

99. Pantuck AJ, Leppert JT, Zomorodian N, et al. Phase II study of pomegranate juice for men with rising prostate-specific antigen following surgery or radiation for prostate cancer. Clin Cancer Res 2006; 12: 4018-26.

100. Pomegranate and cancer. En: www.clinicaltrials.gov. Revisado el 5 de Julio de 2009.

Solicite visita

Reserve una cita en nuestras clínicas

> Pedir cita

CONSULTA ON-LINE

Haga su consulta on-line y nuestro equipo le asesorará

> Consultar

INSTITUTO MÉDICO TECNOLÓGICO

Escorial 171 4ª Planta
08024 Barcelona España
Tel.: 93 285 33 99

Publicidad