Síguenos en: www.facebook.com/Urovirtual www.twitter.com/urovirtual www.youtube.com/urovirtual

Urología pediátrica - Lo que debe saber - urovirtual.net

Incontinencia urinaria en niños

Fecha de publicación:
19/04/02

Autor:
Instituto Médico Tecnológico
Si bien en nuestro país no se sabe la cifra de niños con este problema, en otros como USA se estima que existen aproximadamente unos 13.000.000 de niños que padecen este problema. La incontinencia urinaria es la pérdida incontrolada de orina a una edad en la cual debería haber adquirido la continencia. Habitualmente este problema desaparece con el tiempo, lo que sugiere que para muchos este problema puede formar parte del desarrollo madurativo del niño. Independientemente de cuando se produce, y el volumen del escape, la incontinencia genera gran angustia no solo al niño sino también a su entorno familiar. Puede ser por la noche o durante el día. Es importante entender que el escape de orina ocasional puede formar parte del desarrollo y crecimiento del niño, y que el tratamiento es posible en la mayoría de los niños que tienen dificultad en controlar sus vejigas.

¿Cómo funciona normalmente el sistema urinario?
La micción o sea orinar, es una actividad compleja. La vejiga es un órgano único en forma de balón ubicado en la parte baja del abdomen, por detrás del pubis. La vejiga almacena la orina, luego la expulsa a través de la uretra, el canal que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. Para controlar esta actividad trabajan músculos, nervios, médula espinal y el cerebro.

La vejiga está compuesta por 2 tipos de músculos: el detrusor, que forma como un saco muscular que almacena la orina y que se tiene que contraer para vaciar su contenido, y un grupo de fibras musculares que adoptan una forma circular localizadas en el cuello de la vejiga que automáticamente se contrae para mantener la orina dentro de la vejiga y que también de forma automáticamente se relaja cuando el detrusor se contrae pasando la orina hacia la uretra. Existe un tercer grupo de músculos ubicados por debajo de la vejiga (suelo pelviano) que pueden contraerse para guardar la orina en su reservorio.

En el bebé, una vez que la vejiga alcanza su máxima capacidad, se contrae automáticamente y se vacía. Con el crecimiento se desarrolla el sistema nervioso y el cerebro comienza a recibir mensajes de que la vejiga se va llenando y comienza a enviar mensajes hacia la vejiga para que esta retenga la orina hasta que el niño decida en que momento y lugar vaciar su contenido. Este proceso de continencia es escalonado y multifactorial. Cualquier fallo en el mecanismo de continencia puede llevar a producir escapes de orina o incontinencia. Las causas pueden ser múltiples y pueden ser simples o complejas.

La mayoría de los niños adquieren la continencia diurna y nocturna alrededor de los 5 años, se estima que a esta edad el 85% de los niños son continentes por el día la noche. A los 10 años el 5% de los niños presenta episodios de incontinencia y solo es del 1% a los 18 años. Es más frecuente en niños que en niñas.

¿Cuáles son las causas de la ENURESIS NOCTURNA?
No se conoce con exactitud cual es la causa de escape de orina por la noche. En general se trata de niños física y emocionalmente normales. Probablemente sea de origen multifactorial. Estas causas incluyen: sobreproducción de orina por la noche, retraso madurativo, falta de capacidad para reconocer la sensación de vejiga llena, ansiedad. Además existe, muchos de los casos, historia familiar de enuresis nocturna, sugiriendo una predisposición o factor hereditario.

Retraso madurativo
Entre los 5 y los 10 años, el escape puede ser la consecuencia de una capacidad vesical no adecuada para la edad, sueño muy profundo, y falta de desarrollo de las alarmas que señalan el llenado o vaciado vesical. Esta forma de incontinencia tiende a desaparecer con el crecimiento y el desarrollo de los sistemas naturales de alarmas.

Sobreproducción de orina por la noche

Normalmente el organismo produce una hormona que produce una disminución del volumen de orina nocturna. Esta hormona se llama hormona antidiurética. El cuerpo produce mayor cantidad de antidiurética por la noche, así existe menor producción de orina y no es necesario levantarse para orinar.

Si no se produce esta hormona en cantidades suficientes, la producción de orina permanece igual que durante el día, por lo que se produce mayor cantidad que la que la vejiga puede almacenar. Si el niño no siente la sensación de vejiga llena no levanta a orinar y se produce el escape.

Ansiedad

Los episodios de angustia y ansiedad experimentados por el niño entre los 2 y los 4 años pueden llevarle a la incontinencia antes de que el niño adquiera el total control de las micciones. Si esto lo experimenta después de los 4 años de edad puede ser la causa de los escapes de orina nocturnos, después de haber adquirido la continencia diurna y nocturna completa.

El propio episodio de escape de orina puede generar angustia y ansiedad por sí mismo. La presencia de contracciones no inhibidas de la vejiga puede llevar a producir escapes de orina durante el día, pudiendo causar ansiedad que puede favorecer el escape nocturno.

Factor genético

Estudios realizados por investigadores daneses en 1995, demostraron que una alteración en el cromosoma 13 era la responsable, al menos en parte, de los escapes nocturnos de orina. Si ambos padres han sido enuréticos, el niño tiene cerca de un 80% de probabilidades de serlo. Otros investigadores creen que existen otros genes que pueden estar involucrados con este problema.

Orgánicas

Existe un pequeño grupo de casos (< del 2%)de enuresis causados por problemas llamados orgánicos, es decir alteraciones anatómicas, congénitas que determinan el escape como son: Extrofia vesical, vejiga neurogénica, válvulas de uretra, uréter ectópico.

¿Cúales son las causas de escape de orina durante el día?

Los escapes de orina durante el día si no están asociados a infección urinaria o anormalidades anatómicas son menos frecuentes que los escapes nocturnos. Una posible causa es la vejiga hiperactiva o inestable. Muchos niños con incontinencia diurna tienen hábitos miccionales anormales.

Inestabilidad vesical

Es más común en niñas, la causa se desconoce con certeza, se producen contracciones no inhibidas de la vejiga que aumentan la presión dentro de la vejiga de tal manera que supera la resistencia que le ofrece el esfínter urinario, produciéndose el escape.

Micciones poco frecuentes

Se produce por un mal habito miccional, el niño inhibe voluntariamente la micción por período muy prolongado de tiempo, por ejemplo, el niño o la niña no quieren utilizar el lavabo del colegio o no desean interrumpir un juego, entonces ignoran l a señal de vejiga llena. Es más frecuente en niñas.

Otras causas

Algunos de los factores que contribuyen a los escapes nocturnos pueden interactuar conjuntamente con las micciones poco frecuentes para producir también, escapes diurnos. Estos factores incluye:

Escasa capacidad vesical

Alteraciones estructurales u orgánicas

Situaciones de estrés o ansiedad

Estreñimiento

Ingestión de irritantes como cafeína o bebidas carbonatadas.

¿Cúales son los posibles tratamientos?
Sobre todo en el caso de la enuresis nocturna el crecimiento y el desarrollo resuelve o mejora de forma importante el problema; ya que con el tiempo ocurren estos eventos:

La vejiga aumenta de capacidad

Los mecanismos de alarmas biológicas comienzan a funcionar

La producción de hormona antidiurética tiende a normalizarse

El niño aprende a responder a las señales de vejiga llena

Medicamentos

Para la enuresis nocturna en la actualidad contamos con un medicamento sintético llamado Desmopresina que actúa de forma similar a la hormona antidiurética disminuyendo solo por algunas horas la producción de orina por la noche, aplicada correctamente y bajo control médico prácticamente no tiene efectos indeseables, curando o mejorando significativamente el problema.

Otro de los fármacos más utilizado es la Imipramina, que tiene un efecto a nivel cerebral y otro a nivel vesical, los resultados son menos efectivos que en el caso anterior.

En caso de existir una vejiga inestable o hiperactiva, existen varios tipos de fármacos que pueden contribuir a controlar la situación, este grupo de medicamentos se denominan anticolinérgicos. Ante la sospecha de una vejiga hiperactiva es de fundamental importancia realizar, previo al inicio del tratamiento, un estudio funcional de la vejiga (ESTUDIO URODINAMICO)

Para realizar un correcto diagnóstico.

Alarmas

La alarma es un pequeño dispositivo que consta de 2 partes básicas: una es un sensor muy pequeño que se coloca en el pijama o ropa interior del niño, el cual detecta la presencia de humedad (gota de orina), hace disparar una serie de sonidos diferentes escogidos al azar que se encuentran en la otra parte del dispositivo llamado batería de la alarma. Al ser despertado el niño los músculos del suelo pelviano tratan de parar el flujo de orina, entonces el niño se levantará y terminará el vaciado vesical en el lavabo. La idea es enseñar a reconocer la sensación de vejiga llena, de esta forma puede levantarse y orinar o bien posponer la micción hasta la mañana.

Entrenamiento vesical

Consiste en realizar un entrenamiento para la realización de una micción coordinada. Estas técnicas enseñan al niño a anticiparse a la necesidad de orinar.

Medidas que pueden ayudar al tratamiento de la enuresis nocturna

  • Disminuir el volumen de ingesta hídrica antes de acostarse
  • Vaciar completamente la vejiga (tomar el tiempo necesario)
  • Si bien estas medidas por sí mismas no solucionan el problema pueden ayudar al tratamiento de base.
  • Medidas que pueden ayudar al tratamiento de la incontinencia diurna
  • Realizar micciones pautadas, es decir orinar con una frecuencia establecida previamente, por ejemplo cada 2 0 3 horas
  • Evitar la ingesta de cafeína o bebidas carbonatadas (refrescos con gas)
  • Tomar el tiempo necesario para orinar, relajando los músculos perineales

Puntos a recordar

Enuresis nocturna primaria: persona que nunca paso un período seco mayor de 6 meses

Enuresis nocturna secundaria: niño que estuvo seco al menos, por un período de 6 meses.

Enuresis nocturna: se refiere a la persona que tiene escapes de orina por la noche durante el sueño.

Los escapes de orina intermiccionales (incontinencia de orina) durante el día o la enuresis nocturna son frecuentes en niños.

La enuresis nocturna, sin síntomas diurnos, es más frecuente en niños.

Los escapes de orina intermiccionales diurnos son más frecuentes en niñas.

Alrededor de los 5 años la mayoría de niños (85%) adquieren la continencia urinaria diurna y nocturna.

Solicite visita

Reserve una cita en nuestras clínicas

> Pedir cita

CONSULTA ON-LINE

Haga su consulta on-line y nuestro equipo le asesorará

> Consultar

INSTITUTO MÉDICO TECNOLÓGICO

Escorial 171 4ª Planta
08024 Barcelona España
Tel.: 93 285 33 99